CCAA 10 abril 2008. Ens queden 476 dies d'assignacions!


"a qui sap esperar, el temps li obre les portes" (proverbi xinès)


El món està a les mans d'aquells que tenen el valor de somiar
i córrer el risc de viure els seus somnis.

(Paulo Coelho)


FELIÇ 2015!

FELIÇ 2015!





"tu história podrá no tener un principio muy feliz, pero esto no te convierte en quién eres, sino en el resto de tu historia; quién tu decidas ser"

(kung fu panda 2)




dilluns, 8 de novembre de 2010

Xina fa un gir......

http://www.cotizalia.com/vivienda/china-crisis-inmobiliaria-hijos-varones-20101106-60674.html

Siglos y siglos de una mentalidad cultural basada en la preferencia china por los hijos varones se han ido al traste. Los elevados precios de la propiedad y el desarrollo económico, según Financial Times, han comenzado a erosionar la tradicional preferencia cultural por los hijos varones y cada vez es más frecuente escuchar a los padres chinos decir que desean una niña.

Y es que la política china de “un solo hijo”, unida al hecho de que en el país únicamente los varones pueden llevar el nombre de la familia, ha tenido graves consecuencias durante años, pues miles de niñas chinas han sido abandonadas o dadas en adopción.

Lo que no han logrado las organizaciones de derechos humanos lo ha conseguido la crisis económica y, en particular, el elevado precio de la vivienda, que está impulsando un cambio que se espera que se vea confirmado por el censo chino, realizado una vez cada diez años y que comenzó el lunes pasado.

¿Pero qué tiene que ver el precio de la vivienda con la preferencia cultural? En China existe la costumbre familiar de comprar un piso al hijo varón antes de que éste contraiga matrimonio.

El Banco Mundial advierte del descenso de varones

Según un informe reciente del Banco Mundial, la preferencia por el hijo varón alcanzó su nivel máximo durante 1995, y desde entonces ha caído hasta tal punto que dentro de poco tiempo tendrá una representación minoritaria dentro de las familias chinas. En algunas zonas rurales, sin embargo, se mantiene la preferencia por los varones.

No es el caso de Zhang Aiqin, una mujer china que se lamenta de que tanto su esposo como ella no ganan mucho dinero. “No puedo imaginar cómo podríamos comprar un piso a un hijo”.

“No es sólo un piso”, añade Zhang Yun, una mujer residente en Shanghai, en alusión al coste que conlleva la educación y el matrimonio de un hijo varón. “Supone una mayor presión económica, mientras que las niñas son lo que una chaqueta de abrigo al frío para una madre cuando ésta llega a cierta edad”, afirma citando a un antiguo proverbio chino que ilustra el hecho de que las hijas son tradicionalmente mejores cuidadoras.

Además, el hecho de dar a luz a una hija supone, en opinión de Yun, “que toda la familia te mire mal”.